Paisaje minero de Pulpí – Hornos de calcinación

El mineral que se extraía aquí era la siderita, un carbonato de hierro, por lo que junto a la mina se construyeron dos hornos de calcinación para oxidarlo. El mineral se llevaba en vagonetas hasta la parte superior de los mismos, a través de pasarelas metálicas. Por la parte superior del horno se introducían el mineral y el combustible (leña en este caso) en capas alternas. Tras varias horas a altas temperaturas, la siderita se oxidaba.

Fotografías: Propias.

Texto adaptado

De rutas con mi mochila

Ahora puede recibir notificaciones por WhatsApp

Unirse al Canal
Cerrar